El restaurante Raclette de Nueva York haría las delicias del Ratón Perez, de Gerónimo Stilton y de todos los amantes del queso. Por algo su plato estrella es la… Raclette. Pero tan importante como la deliciosa comida que sirven es la fotogenia de la misma, tan increíblemente seductora que es imposible encontrar una mesa libre.

Si vas a abrir un restaurante que se llama Raclette que menos que convertir la receta que lleva ese nombre en tu plato estrella y hacerlo tan, tan inolvidable que nadie pueda pensar en ese plato sin pensar en tu local. Probablemente eso es lo que propusieron en el restaurante neoyorkino Raclette cuando abrieron sus puertas y comenzaron a servir este plato de esta manera

La raclette es un plato típico del cantón suizo de Valais que se disfruta fundiendo el queso de la zona sobre una cama de patatas y otros ingredientes como verduras asadas y productos de charcutería. Pero Edgar Villongco, el propietario de este local, ha inventado su propio y singular sistema para crear esa capa de queso derretido: su encimera eléctrica especial para derretir queso podría hacer horas extras en un aserradero y da un poco de miedo, pero es genial para derretir de una sola vez media gigantesca esfera de queso raclette (así se llama también el queso típico de la zona) hasta que comienza a burbujear y dorarse. El punto perfecto para, con ayuda de un cuchillo, arrastrar esa masa de gloria pura encima de un plato de patatas asadas acompañadas de embutidos variados y encurtidos como los pepinillos y las cebollitas o una buena ensalada de rúcula.

Full 4

Source: Nos derretimos por el restaurante Raclette de Nueva York: un local dedicado a los amantes del queso