Nuestra piel refleja siempre todo, así que sentirnos felices y contentas puede ser el mejor tratamiento de estética.

La piel tiene la virtud de reflejar lo que sucede en nuestro interior, sacando a relucir de diversas formas aquellas emociones que por lo que sea, nos cuesta exteriorizar.

En caso de percibir algún cambio significativo en la piel debemos, no sólo tratar la zona afectada con productos indicados para ello como pueden ser cremas o lociones, sino además revisar qué está sucediendo en nuestro interior.

Es fundamental el autoanálisis para saber qué es lo que sientes y por qué lo sientes ya que únicamente así podrás conocer el verdadero origen o causa de esta alteración cutánea.

Es sabido por muchos especialistas que cuando estamos en el período embrionario, la piel en esta fase inicial, tiene una relación muy cercana al sistema nervioso. Muchas células que forman parte del sistema nervioso se encuentran también en la piel, por eso la piel manifiesta lo que ocurre en nuestro sistema nervioso.

Todos hemos visto a alguien sonrojarse ante una situación vergonzosa o ante un enojo, o como la piel se torna pálida frente a un susto o una mala noticia.

Pero la piel no sólo reacciona con nuestras emociones, lo hace también con todo lo que sucede en nuestro organismo. Por ejemplo, se vuelve amarillenta cuando hay un problema hepático, o
grisácea cuando hay un problema renal o contaminamos nuestro organismo con malos hábitos como el tabaco.

Tampoco se expresa únicamente cambiando de tonalidad, tal vez alguno de vosotros ha experimentado alguna vez un brote de caspa o dermatitis y el dermatólogo os ha dicho que es debido al estrés.

Si bien el estrés en sí no presenta un problema, ya que es normal tener cierto grado de estrés en determinados momentos, el estrés prolongado sí debilita y resiente nuestro organismo, causando quizá crisis o trastornos de ansiedad que afectan la digestión e impiden la buena asimilación de alimentos, lo cual repercute también en la asimilación de nutrientes y por tanto, en nuestra piel.

Continuar Leyendo…

Source: Las emociones y la salud de la piel | Salud