Si ya has probado la rutina fitness del momento (y, por supuesto, te has enganchado) ha llegado el momento de potenciar sus beneficios

La fiebre del running no es para todas, pero existe una alternativa igual de saludable y con muchísimos beneficios: el power walking; así lo defienden los expertos. “Caminando conseguiremos mejorar la capacidad respiratoria, disminuir el riesgo cardiovascular, activar nuestro metabolismo y sistema nervioso, favorecer el retorno venoso y controlar de forma natural la tensión arterial, por lo que se evitarán las tan temidas varices, las piernas cansadas y la retención de líquidos”, explica Alberto Sacristán, médico experto en Actividad Física y director de SportSalud.

A estos beneficios hay que sumarles las observaciones de Concepción Vidales, médico especialista en nutrición y directora de Nutrimedic, y creadora del programa Paseos Saludables: “el power walking retrasa la osteoporosis al mejorar la masa ósea, incrementa la masa muscular y la flexibilidad, fortalece las articulaciones, mejora la capacidad de defensa del organismo, la digestión y el tránsito intestinal, la tolerancia a la glucosa y disminuye el colesterol”.

¿Aún no te hemos convencido? Atenta porque, además, también tiene ventajas desde el punto de vista psicológico. La Dra. Vidales asegura que “aumenta las endorfinas y serotonina (sustancias encargadas del bienestar) y la confianza y la autoestima, ayuda a “desconectar” del estrés del día a día, a combatir la ansiedad y depresión y nos mantiene en contacto con la naturaleza y con más personas con las que compartir el deporte y otras experiencias”.

¿Qué es el power walking?

No hablamos de caminar por caminar. Para poder añadirle el adjetivo “power” debe practicarse de una manera determinada. La personal trainer Cristina Mérida nos da las claves para llevarlo a cabo correctamente: “No se trata ni siquiera de una caminata a paso ligero, sino de caminar con potencia, implicando todos los músculos del cuerpo y a un ritmo que nos haga romper a sudar. Moviendo los brazos de forma acompasada, contrayendo el abdomen, manteniendo el pecho elevado y el cuerpo erguido y con la punta del pie siempre ligeramente elevada”.

Además, esta nueva modalidad deportiva implica una importante ventaja frente al running. Según Soraya Casla, especialista en Atletismo y Dra. en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, “el principal beneficio es la reducción del impacto en nuestras articulaciones, ya que siempre permanece un pie en suelo, lo que lo hace apto para personas de cualquier edad y condición física”.

Cómo practicar correctamente el power walking

Los expertos nos dan las siguientes pautas para que sea efectivo y trabajemos los principales grupos musculares:
–    Debemos conseguir andar unos 10 mil pasos al día, que equivalen a caminar una hora (si estás empezando, hazlo poco a poco: primero 15 minutos diarios aumentando el tiempo de trabajo en 5 minutos cada dos semanas hasta llegar a la hora deseada).
–    El abdomen siempre tiene que estar ligeramente contraído.
–    La espalda debe mantenerse erguida, sin inclinarse hacia delante (así evitaremos sobrecarga la zona lumbar) ni hacia atrás (no sufrirán las caderas).
–    Lo mismo sucede con la cabeza: mantenla erguida para no sobre cargar la columna cervical.
–    Mueve los brazos de forma acompasada a las piernas y con energía.

Además, la Dra. Casla recomienda compaginar “dos días a la semana con ejercicios de tonificación o fuerza con autocargas o resistencias bajas como las gomas”. De esta manera, mejoraremos la masa muscular y aumentaremos la fuerza, y preveremos lesiones o problemas de carácter muscular.

Continuar Leyendo…

Source: Multiplica los beneficios del power walking